Lo Que Creemos

Lo Que Creemos

* En las creencias esenciales – Tenemos unidad.

 “Hay un solo cuerpo y un solo Espíritu…un solo Señor, una sola fe, un solo bautismo; un solo Dios y Padre de todos.”                                                                   

Efesios 4:4-6 (NVI)

 

* En creencias no esenciales –Tenemos libertad

Recibid al débil en la fe, pero no para contender sobre opiniones… ¿Tú quién eres que juzgas al criado ajeno? para su propio Señor está en pie, o cae… de manera que cada uno de nosotros dará cuenta a Dios de sí… ¿Tienes fe? tenla para contigo delante de Dios.”                                                                                                                                             

Romanos 14:1, 4, 12, 22

 

 * En todas nuestras creencias — Mostramos amor.

 “Si tengo el don de profecía y entiendo todos los misterios y todo el conocimiento, y tengo una fe que logra trasladar montañas, pero no tengo amor, no soy nada.”

1 Corintios 13:2 (NVI)

 

Nuestras Creencias Esenciales

 1.- Dios.

Dios es el creador y regidor del universo, ha existido eternamente en tres personas: el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Estos tres son iguales y un solo Dios.                                                       

Génesis 1:1, 26, 27; Génesis 3:22;  Salmo 90:2;  Mateo 28:19; 1 Pedro 1:2; 2 Corintios 13:14

 

2.- Jesucristo.

Jesucristo es el Hijo de Dios, es co-igual; con el Padre. Jesucristo vivió una vida humana sin pecado, y se ofreció a sí mismo como el sacrificio perfecto por los pecados del mundo al morir en la cruz.

Resucitó de entre los muertos al tercer día, para demostrar su poder sobre el pecado y la muerte. Ascendió al cielo y volverá otra vez a la tierra para reinar como Rey de reyes y Señor de Señores.

 Mateo 1:22-23;  Isaías 9:6;  Juan 1:1-5; 14:10-30;  Hebreos 4:14-15; 

1 Corintios 15:3-4;  Romanos 1:3-4;  Hechos 1:9-11;  1 Timoteo 6:14-15; Tito 2:13

 

3.- Espíritu Santo.

El Espíritu Santo es co-igual con el Padre y el Hijo de Dios. Está presente en el mundo para hacer conscientes a los hombres de su necesidad de Cristo Jesús. Vive en cada cristiano desde el momento de la salvación.

Provee al cristiano: Entendimiento para vivir; Entendimiento de las verdades espirituales y  Dirección hacia lo que es correcto. Da a cada creyente un don espiritual al momento de su salvación. Como cristianos, debemos vivir bajo su control diariamente.

2 Corintios 3:17;  Juan 16:7-13;  14:16, 17;  Hechos 1:8;  1 Corintios 2:12;  3:16;

Efesios 1:13; Gálatas 5:25;  Efesios 5:18

 

4.- La Biblia.

La Biblia es la Palabra de Dios para nosotros, fue escrita por autores humanos bajo la guianza sobrenatural del Espíritu Santo, Es el recurso supremo de verdad para la creencia y vida cristiana. Por ser inspirada por Dios, es la verdad sin ninguna mixtura de error.

 2 Timoteo 3:16;  2 Pedro 1:20, 21;  2 Timoteo 1:13;  Salmo 119:105, 160;  12:6;

Proverbios 30:5

 

5.- El ser humano.

El ser humano está hecho a la imagen espiritual de Dios. Para ser como Él en carácter. El ser humano es el objeto supremo de la creación de Dios. Aunque el ser humano tiene tremendo potencial para el bien, está manchado por la tendencia de desobedecer a Dios.  Esta desobediencia, se llama “pecado”.  El pecado separa al ser humano de Dios y causa muchos problemas en la vida.

Génesis 1:27; Salmo 8:3-6; Isaías 53:6a;  Romanos 3:23;  Isaías 59:1,2

 

6.- La salvación.

La Salvación, es el regalo de Dios para nosotros, pero es necesario aceptarlo. No podemos compensar por nuestros pecados por medio de las buenas obras o mejoramiento personal.  Sólo al confiar en que Jesucristo aceptamos la oferta de Dios para el perdón de nuestros pecados y podemos ser salvos de la penalidad del pecado. Cuando nos volvemos de una vida auto controlada, a una vida controlada por Cristo, somos salvos. La vida eterna empieza en el momento en que uno recibe a Cristo como su Salvador y Señor de su vida.

Romanos 6:23;  Efesios 2:8-9;  Juan 14:61:12;  Tito 3:5;  Gálatas 3:26; Romanos 5:1

 

7.- La eternidad.

Las personas fueron creadas para existir por siempre, existimos separados de Dios por el pecado o unidos eternamente con Dios por su perdón y salvación.

La separación eterna de Dios, es el infierno. El vivir en unión eterna con El, es la vida eterna en el cielo. El cielo y el infierno son lugares reales para una existencia eterna.

Juan 3:16;  Juan 2:25; Juan 5:11-13;  Romanos 6:23;  Apocalipsis 20:15; 

Mateo 1:8;  Mateo 2:44,46

 

 

Nuestro estilo de vida

 Lo que Practicamos

¡Realmente no creemos algo hasta que lo practicamos!

 Las creencias no son nada, a menos que sean transformadas en acciones. Creer no es un ejercicio intelectual. Creer es un ejercicio a la práctica.

Basados en lo que la Biblia enseña, sostenemos las siguientes siete prácticas:

 

1.- La Biblia es nuestra única autoridad.

 “La Biblia entera nos fue dada por inspiración de Dios y es útil para enseñarnos la verdad, hacernos comprender las faltas cometidas en la vida y ayudarnos a llevar una vida recta.”    ( 2 Timoteo 3:16 (LBAD) )

Ya que la palabra de Dios es la única autoridad verdadera y de la cual se puede depender, aceptamos la Biblia como nuestro manual para vivir. Nuestra primera pregunta al enfrentar una decisión es: “¿Qué dice la Biblia al respecto?” Practicamos la lectura bíblica diaria, el estudio bíblico, y la memorización de la Biblia. La Biblia es la base para todo lo que creemos.

 

2.- Autonomía de la iglesia local.

“…Cristo es la cabeza del cuerpo, que es la iglesia. El que es el principio, fue el primero en resucitar, para tener así el primer puesto en todo.”    ( Colosenses 1:18 (VP) )

Cristo y no una persona, grupo u organización religiosa, es la cabeza de la iglesia. Aunque reconocemos el valor de asociarnos y cooperar con otros grupos cristianos, creemos que cada iglesia local debe tener gobierno propio, y ser independiente de cualquier control denominacional. Instamos a la congregación a determinar su propia estrategia, estructura y estilo.

 

3.- Sacerdocio del creyente.

“…Y nos hizo reyes y sacerdotes para Dios, su Padre.”   ( Apocalipsis 1:6 (RVC) )

“Pero ustedes son pueblo escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo que pertenece a Dios, para que proclamen las virtudes de aquel que los llamó de la oscuridad a su luz maravillosa.”   ( 1 Pedro 2:9 (RVC) )

La Biblia nos enseña que cada creyente es llamado para el servicio cristiano de “tiempo completo”, sin importar su vocación. Practicamos la verdad de que cada creyente es un ministro al instar a nuestros miembros a que encuentren un lugar de servicio y ministerio. Cada creyente tiene acceso directo a Dios a través de la oración y la lectura bíblica.

 

4.- El diezmo.

“El diezmo de la tierra es del Señor, lo mismo de la simiente de la tierra como del fruto de los árboles. Se trata de una ofrenda consagrada al Señor.”  (Levítico 27:30 (RVC) )

En Centro Familiar Cristiano practicamos el diezmar para el sustento del cuerpo de Cristo, la iglesia, como Dios manda. Reconocemos que el dar el 10% de nuestros ingresos es el mandato bíblico para dar.

 

5.- Bautismo por inmersión.

“Al ser bautizados, ustedes fueron sepultados con Cristo,  y fueron también resucitados con él.” ( Colosenses 2:12 (VP) )

Practicamos el Bautismo por inmersión en el agua, la manera en que Cristo fue bautizado y la manera que la Biblia manda.

 

6.- Vivir guiados por el Espíritu Santo.

(Jesús dijo)…”Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en mí, y yo en él, este lleva mucho fruto; porque separados de mí nada podéis hacer”.  ( Juan 15:15 (RVC) )

Creemos que la única manera posible para vivir una vida cristiana es a través del poder de Dios en nosotros. Procuramos una vida diaria dependiendo de Dios y su Espíritu para ayudarnos a hacer lo que es correcto.

 

7.- Compartir a otros acerca de Cristo.

“Honren a Cristo como Señor, y estén siempre dispuestos a explicarle a la gente por qué ustedes confían en Cristo y en sus promesas.”  ( 1 Pedro 3:15 (TLA) )

Es la responsabilidad de cada cristiano el compartir las Buenas Nuevas con aquellas personas con quienes Dios nos permite tener contacto diariamente y compartir personalmente acerca de Cristo e invitar nuestros amigos a la iglesia.